Confesión al reflejo

20 05 2012

Confieso que quiero tragarme la ciudad
para no sentirme despoblado
mientras me espían los maniquíes tras los escaparates
y el striptease de los semáforos suspendidos

Los edificios veloces se me escapan por el rabo del ojo
edificios donde desnudo brinco al vacío
como un dios desechable contra algún cielo de goma
desde el infierno que baña mi glande en llamas

la muerte firma mi fémur fracturado
atado a una camilla
o
al asiento torcido de un automóvil
desaguó anestesia entre los derrames de aceites
mis dendritas intentan atraparte
antes de exiliarte del cráneo desangrado sobre la brea
meditabundo por las transformaciones sufridas
entre la vagina y la tumba

Pateo las latas sobre las sordas aceras
tratando de buscar mi imagen en los charcos
o
en el pedazo de retrovisor frente a mi cara cortada

Confieso que aún confundo mi nombre con el tuyo
nunca debemos confiar en los espejos





Fotografía de una mujer en el tren

7 04 2012

Sentada junto a un rincón

secuestras esta noche psicotrópica

música                  ginebra                 rones

entre rizos de medusa

serpentea el tren por alborada de postes

difractados por el iris

el que peinas lentamente

con un rímel desvelado

en ventanas soñadas veloces

licuadora atómica desvanece el mundo

desgrana el instante tu caja negra

adagio de ecos

tus propios tranvías se pierden

oye

.

Una cámara obscura  te ausculta

abre atranca el cíclope artefacto

universo              incoloro                repetido

se quiebra mi lápiz  entre fila de asientos

traza soledad

tu mirada amarilla

saber cómo saturas universo de grises

dentro de este vagón laberíntico

ulula                      sucesiva               tumba de relojes

se tuercen los rieles ensimismados

.

Hoy nos reduce  el ojodedios

bajo tu blusa removida por la oscuridad

pezón orbitado torno a un cielo de carne

abre       atranca                el cíclope

un túnel

se aproxima

.

 





Vieja tecnología poética sobre nuevas tecnologías

31 12 2011

Cuando tocas el piano algorítmico
letra viva brota del rectángulo
degluta el dato ojo sonámbulo
cuadratura rompe el mundo físico
.
Palabra frente a dios en un circuito
retina y tecla entintada bloguean
bitácora, entrada y dedo se estrellan
estrella cenicero humo proscrito
.
De (a)cero y uno digitan tus duendes
se mueven cuadrados por la noosfera
alerta, espectro robótico emerge
.
Red navegante demiurgo venera
dios-criatura misterio delincuente
ópera de verbo fractal procesa
.





La orante

24 12 2011

Mandíbula cancerbera

tritura tu seno

cuando llora el pezón

ojodelalma.

La orgía celular

carcome la noche.

 

Acentúas la fé

entre tus manos orantes

examinas junto al fuego

el artefacto sagrado.

 

El can te atraganta

la calvicie medita

devolver a dios

con todo y empaque

a aquella tienda

laberinto de espejo

pero renuncias

como quien sabe

que la vida

no tiene recibo.





Maniqueísmos

6 02 2009

cafebuenamuerte_edited-1Bagdad satánico. Washington angélico.

Bandera con pajarraco apocalíptico. Bandera con el cielo estrellado.

Niño inmaculado jugando Nintendo. Niño cochino jugando sin manos.

Mientras comes,

te observo,

junto a la guerra en la tele del café.

No escuchas a Bush,

y su ejecillo de la maldad

a pesar que su discurso no estuvo del todo mal,

teniendo en cuenta su enemistad

con toda forma sublime del lenguaje

y su eterno homenaje al homínido ancestral.

Mientras tu mirada sin saberlo,

en este momento se auto contempla

porque a esta hora eres tú la existencia

y el reflejo único de ella:

Ojos negros. Rostro blanco.

Pelo negro. Orejas blancas.

Tenedor negro. Dedo blanco.

Escote negro. Tetitas blancas.

Menos mal que aún quedan…

ciertos maniqueísmos maravillosos.





Tal como te prometí

15 12 2008

talcomoteprometi6

Aún pienso, que aquel parque de agosto, náufrago de besos, náufrago de sus propios charcos negros; fue quién nos hizo el par de huérfanos que hoy somos. Aquella noche sentado y fumando; meditabundo y perdido en las transformaciones sufridas entre la vagina y la tumba, apareció de la nada tu mirada de ojos de paloma escondida entre tus rizos grasientos. Apareciste, como quién de la mano de lo vientos alisios, sobrevuela terrazas, faroles, edificios y caminos hasta aterrizar justamente sobre aquél banco contiguo. Acto seguido, tu sonrisa con más sarro que dientes me pidió un cigarro, tal vez esperando una forzosa confesión de mis dientes amarillentos; mientras ya se cruzaban profundas miradas mis zapatos de tela y tus pies descarnados, como quién sabe del coloquio sentimental entre dos extraños, de decirse todo a sabiendas, sin temor a yacer desnudos y derrotados.

Y te conté de mis sueños jadeantes y encorvados, buscando el consejo de algún anciano divino. De mi fe en los espejos como única promesa del infinito. De mi obsesión infantil por las psicólogas en aquella fatal demencia veraniega en aquel hospital para almas fracturadas. Y tú, de la fatal esgrima de tus infantiles pezones contra las velludas tetillas de tu padre. De tu obsesión por aquel llanto salido de tu vientre que tan solo escuchaste una vez y del fatal silencio desde entonces. Y que añorabas que te hubiese conocido cuando según tú eras bella; cuando tu piel no conocía de agujas ni tu corazón tenía tantas punzadas. Y me contabas y me contabas… mientras te envolvía aquel fantástico aura de los más bellos insectos luminosos, ingiriendo esa orfandad repetida de nosotros mismos.

Sustenté tu gracia y desgracia con dos cigarrillos y cinco dólares diarios. Antes de desvanecerte con los vientos que te trajeron hasta mí, me confesaste tu amor entre lágrimas, culpando la metadona por tu llanto. Si supieses que aún te recupera mi mente como una estatua inacabada vestida de soñoliento verano. Y a pesar amor mío, que no te correspondí tal como esperabas; tal como te prometí…aquí está nuestra historia.





chilin room

8 12 2008

ausentarse_edited-11

Ausentarse.

Desertar desentendido.

Inhalando aquellos humos bienolienetes

de ese “chillin room”

enredado de eses grises

en casa de mi pana Víctor.

Girando al derredor

de aquella llama :

colmada de chapas encantadas

dulces prados,

galaxias, soles…y mil mundos

todos listos para ser emboquillados.

Y nos reímos como niños ausentados

para luego dormirnos en las cunas del destierro.

Ausentarse.

Emigrar sitiado,

en el sitio del bullicio silencioso.

Y ser,

sin seguir estando.

Y estar ,

sin seguir siendo.

Mientras ella desciende

hacia el infinito cosmos de sí misma.

Aleteando confiada,

entre las oquedades

interminables de la carne.

Buscándose,

bajo los pliegues infinitos

de los tejidos y las membranas

apresurando la pesquisa,

de lo sublime y lo vibrante.

Explorando ese órgano,

etéreo y sonoro,

en el acervo ancestral,

donde se esconde:

el espejo,

la promesa,

y la última de las ausencias.